martes, 10 de junio de 2008

Fulgencio Batista y Zaldívar

Desde 10 de Octubre 1940 Hasta 10 de Octubre 1944


Militar y presidente de Cuba entre 1940-1944 y luego en 1952-1959, conocido como "El Hombre". Nace en (Banes, Cuba el 16 de enero de 1901. Muere en Marbella, España el 6 de agosto de 1973). Su madre, Carmela, lo nombró Rubén y le puso su apellido, Zaldívar. Belisario, el padre, no quiso inscribirlo como un Batista. En las actas del juzgado de Banes siguió siendo legalmente Rubén Zaldívar hasta que en 1939, al ser nominado a la candidatura presidencial, se descubrió que la inscripción de nacimiento de Fulgencio Batista no existía. Conseguirla le costó postergar la presentación de su candidatura y (algunos afirman) quince mil pesos para pagar al juez.[1]
De orígenes muy humildes, desempeñó diversos oficios en su juventud y, a partir de 1923, entró en la guardia rural, dentro de la cual alcanzaría el grado de sargento-taquígrafo del Estado Mayor del Ejército.
Tras el derrocamiento del gobierno del general
Gerardo Machado en 1933, se formó un nuevo gobierno presidido por Carlos Manuel de Céspedes y Quesada, pero el descontento persistió en una parte de la sociedad. Un grupo de militares, entre los que se encontraba Batista, y algunos sectores democráticos firmaron un manifiesto pidiendo la elaboración de una nueva constituyente que sustituyera la de 1901 (en la cual, entre otras cosas, aparecía reflejada la Enmienda Platt).
Infancia, juventud y llegada al Ejército
Fulguencio nació en Veguita, Banes,
Provincia de Holguín, Cuba en el año 1901 y fue bautizado en la iglesia Santa Florentina en Fray Benito, antigua provincia de Oriente. Hijo de Belisario Batista y de Carmela Zaldívar, cubanos que lucharon por la independencia de España. Comenzó a trabajar de una edad temprana. Un hombre autodidacta, asistió a la escuela en turno de noche y se dice que era un lector voraz. Se le consideraba de sangre mulata. Compró un boleto a La Habana y se unió al ejército en 1921. Con el rango de Sargento, apoya férreamente La Revolución de los Sargentos.

Llega al poder por primera vez
En
4 de septiembre de 1933 Batista participó en la sublevación militar que terminó por derrocar a Gerardo Machado y formó parte de la pentarquía presidida por Ramón Grau San Martín. Allende eso, Batista sería nombrado coronel y jefe del ejército.
De
1933 a 1940 dirigió con mano dura la represión contra los movimientos comunistas y socialistas de las centrales azucareras.
En
1940 se creó finalmente la constituyente en la cual participaron, políticos procedentes de distintos sectores como Carlos Prío Socarrás, Ramón Grau San Martín, Eduardo Chibás, o los comunistas Blas Roca Calderío, y Juan Marinello Vidaurreta.

Presidencia (1940-1944)
Habiendo derrocado el gobierno anterior, obligando a dimitir a Ramón Grau San Martín en
1934; en las elecciones de 1940 Batista se presenta como candidato de la Coalición Socialista-Democrática, y es elegido presidente, inaugurando su mandato el 10 de octubre de 1940. En dicho gobierno llegarían a participar algunos ministros del Partido Socialista Popular (Cuba).
El
8 de junio de 1940 se aprobó una nueva constitución, que introdujo en la práctica política cubana un semiparlamentarismo; el presidente era elegido por sufragio universal para un período de cuatro años; además, potenciaba la intervención del Gobierno en la economía e introducía una red de seguridad social.
Las relaciones entre Cuba y
Estados Unidos se habían deteriorado en 1939, lo que afectó duramente a la industria azucarera, aunque el nuevo tratado firmado (27 de diciembre de 1939) mejoró la situación, al restablecer el sistema de cuotas para esta industria. Durante el primer mandato de Batista, Cuba cooperó en la 2ª Guerra Mundial con los aliados y declaró la guerra a Japón, Alemania e Italia.
En
1944 se convocan nuevas elecciones y es elegido presidente Ramón Grau San Martín, el mismo a quien Batista había obligado a renunciar cuatro años atrás.

Segundo golpe
Tras ocho años de un gobierno corrupto e ineficiente bajo las presidencias de
Ramón Grau San Martín y Carlos Prío Socarrás, Batista se presentó a las elecciones de 1952. No obstante, como algunas de las encuestas que se celebraron antes de las elecciones lo tenían en tercer lugar, dio el Golpe de Estado del 10 de marzo de 1952, previo al resultado de las elecciones de ese año. El 10 de marzo de 1952, a escaso cuatro meses de las elecciones presidenciales, Batista alegando una serie de razones, que no se justificaban en modo alguno, valiéndose de su liderazgo dentro de las Fuerzas Armadas, y algunos sectores políticos del país, romper el ritmo constitucional dando un cruento golpe de estado, el cual no produjo sangre, y la mayoría de la población ni importancia le dio en ese momento.
Batista al declararse presidente, comienzan los graves problemas para Cuba, donde empiezan los asesinatos políticos, y los desmanes por parte del gobierno. En 1954 El dictador Batista convoca a elecciones, las cuales gana ampliamente por medio del fraude electoral, al igual que las de 1958, donde llevaba de presidente a André Rivero Agüero, quien no pudo tomar posesión del cargo. El primero de enero de 1959, el dictador Batista huye de Cuba ante la revolución encabezada por Fidel Castro. Se puede señalar que estos ocho años del dictador Batista al frente del gobierno, no obstante Cuba en lo económico creció a un acelerado ritmo que la situaba entre los primeros países del mundo, que hizo infinidad de obras publicas, en lo que se relaciona a lo político, y honradez administrativa, no caben dudas que el hecho de dar un golpe de estado, y después enlutar a muchas familias cubanas, lo sitúan como uno de los peores gobernantes de la casi naciente República de Cuba.
Durante este mandato, construyó numerosas infraestructuras, como la autopista Habana-Varadero, un túnel submarino, líneas ferroviarias y el aeropuerto Rancho Boyeros. Además, movido por el deseo de no depender exclusivamente del comercio del
azúcar, Batista buscó otra fuente de ingresos en la forma del turismo. Por otro lado, llevó a cabo una persecución de todos los elementos radicales que existían en Cuba.

La revolución cubana y exilio
Su derrocamiento por la
revolución cubana fue el 1 de enero de 1959, huyendo del país con una fortuna que cercana a los US$ 100.000.000, exiliándose primero en la República Dominicana, luego en la isla Madeira, Portugal y por último en la España de Francisco Franco hasta su muerte en 1973.

Discurso Final
«Teniendo en cuenta las pérdidas de vidas, los daños materiales a la propiedad y el perjuicio evidente que se viene haciendo a la economía de la República y rogando a Dios que ilumine a los cubanos para poder vivir en paz, resigno mis poderes de Presidente de la República entregándolo a su sustituto constitucional».
« Ruego al pueblo que se mantenga dentro del orden y evite que lo lancen a ser víctima de pasiones que podrían ser desgraciadas a la familia cubana».
Fulgencio Batista Zaldívar, Presidente de la República. La Habana, primero de enero de 1959